20.10.06

cintas

ayer curé
un libro de s plath
le agregué cintas y cartulina naranja
había una chica horrible
gritando en la tapa
no quise verla
con un cuter
emparejé los bordes
la goma encinta
sosteniendo como una camilla
de revés
al libro
a la imagen publicitaria
debajo de la transparencia
cítrica
entraba el sol de mi terraza
y alguien gritaba.

5 comentarios:

eduardo dijo...

los libros de s plath
precisan
de manos sutiles
una
diligencia medicinal
que se anime
a curar con cintas
y cartulina naranja.

Eduardo Mileo

Lord Cheselin dijo...

¿Todas las traductoras tienen algo de enfermera?

Moebius dijo...

O de cirujanas.

nat dijo...

ok. traductora enfermera cirujana.
me encanta!

Quemado dijo...

Muy buenos poemas, subjetivamente hablando, redundante, obvio..

chau